viernes, 7 de junio de 2013

Resiliencia: 5 habilidades para afrontar adversidades


La resiliencia(psicológica) consiste en la capacidad de hacer frente a las adversidades, superarlas e, incluso, ser transformados por el propio proceso. Al igual que un objeto abollado recobra su forma primitiva si tiene la suficiente elasticidad, los seres humanos dotados de resiliencia serán capaces de salir de una dificultad si consiguen desarrollar cierta plasticidad en forma de habilidades… resilientes.

Ojo, la resiliencia va más allá del concepto de flexibilidad: no se alude solamente a la capacidad de adaptarnos al entorno, sino de la capacidad de adelantarnos a él. No se trata únicamente de ser versátiles para cuando haya momentos complicados: la cosa es estar bien situados para cuando la adversidad te mire a la cara, tener la capacidad de enfrentarse a ella con los mejores recursos posibles y, además, salir reforzado de la lucha que tendremos con ella.

Les recomendamos que antes de seguir leyendo vean, si no lo han hecho todavía, nuestro articulo “Características de las personas resilientes”.

5 habilidades para ser resilientes y no caer en el derrotismo.

1. Doblegar esfuerzos. “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”

Es momento de darlo todo. Levantarse más temprano, leer más, relacionarse mejor… Las oportunidades no llegan caídas del cielo. La perseverancia y el estar en contacto de forma permanente con los contenidos asociados a las posibles oportunidades es una obligación que nos debemos tomar muy en serio. Debemos luchar de forma consciente contra la procastinación, porque cada día que pasa sin estar encima de lo verdaderamente importante (profesionalmente hablando) nos aleja de cualquier objetivo a la vista.

2. Apostar por la serendipia. “El verdadero descubrimiento no consiste en encontrar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”.

Nos abandonamos en exceso a la planificación y, sin embargo, actuar de modo programado hace que olvidemos que en lo desconocido probablemente también podemos encontrar oportunidades. Debemos permitirnos salirnos del guión establecido y actuar contraprogramándonos a nosotros mismos: acudiendo a sitios diferentes o que no teníamos previstos, leyendo contenidos que aparentemente no tienen que ver con nuestro expertise, relacionándonos con personas que no conocemos.

3. Alejarse de la victimitis. ”Sólo triunfa en el mundo quien se levanta y busca las circunstancias… y las crea si no las encuentra“.

“Yo no puedo”, “no va a servir para nada que lo intente”, “seguro que no consigo nada”, “la situación no es propicia”… son frases que nos aprisionan cuando tenemos que afrontar una decisión o llevar a cabo una acción que contenga cierto riesgo. La victimitis consiste en ponernos trabas a nosotros mismos, exagerando las debilidades y las amenazas, menospreciando las fortalezas y las oportunidades existentes. Alejarse de la victimitis es complicado. De pequeño ya éramos expertos en acudir a ella para dar respuesta a nuestros fracasos: “el profe me tiene manía”.

4. Saltar obstáculos. “Me parece que el secreto de la vida consiste simplemente en aceptarla tal cual es”.

Cuando tenemos una dificultad: ¿la interpretamos como un problema… o la interpretamos como un reto? Es un proceso prácticamente inconsciente, ojo, pero si encontramos retos y desafíos en lugar de problemas en nuestra vida, estaremos facilitando que la pasión sea el instrumento con el que nos enfrentemos a la adversidad, en lugar de la desidia y cierta sensación amarga que aparecen cuando enfocamos de forma pesimista el escollo.

5. Experimentar. “No he fracasado. Simplemente he descubierto diez mil alternativas que no funcionan”.

Ya está bien de sancionarnos los errores. Es hora de recompensarnos los grandes fracasos y repensarnos los éxitos mediocres. ¿Tenemos verdaderas ambiciones o sólo el ánimo de cumplir con lo mínimo? Los brazos cruzados no ayudan. Si aspiramos a algo grande, necesitaremos iterar todo el tiempo, probar, errar, aprender, mejorar… experimentar constantemente.


Para más información realizar nuestro curso “Como desarrollar su inteligencia social


Me gustaría que nos deje su comentario.

15 comentarios:

  1. Útil. Ilustra perfectamente la personalidad resiliente.
    Invita a desafiar los propios límites, sólo por hacer una prueba de nuestra fuerza de voluntad.
    Gracias !

    ResponderEliminar
  2. Estimada Ana Laura: gracias a vos por el comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno y claro ! Habrá que ponerlo en práctica, realmente me inspiró otro punto de vista. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Estimada Micaela: gracias por tu comentario. Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Interesante, esante le pones nombre a las situaciones con las que nos encontramos día a día, gracias por hacerlo es gratificante para los que superamos los errores, que no los fracasos a todas horas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Alberto: te agradezco el comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. qué interesante artículo. Efectivamente, cuando nos enfrentamos a situaciones estresantes como la falta de empleo aunada a los gastos normales de casa y deudas como la hipoteca, las colegiaturas, el auto, etc., llega un momento que podemos pensar que solo a ti te pasa eso y te sientes solo en el mundo.

    La cuestión está en aceptar lo que está pasando, determinar que es lo peor que te puede ocurrir y aceptarlo. Una vez que has aceptado lo peor, obtienes tranquilidad para pensar y a partir de ahí todo es ascendente porque has aceptado el fondo y todo lo que suceda será en camino a la salida.

    Esto es lo que hará que sea resilente, que a partir de lo malo tengas una visión y actitud optimista que promueva el cambio de situación, primero mentalmente y luego en los hechos.

    gracias por compartir tan interesantes conceptos.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juan: muy buena conclusión. Te mando un abrazo.

      Eliminar
  7. Que buena reflexión sobre la resiliencia(psicológica),nos permite comprender un poco más de como enfrentar vida profesional, nacemos con un paradigma equivocado los cinco puntos descritos nos demuestran ello.

    Debemos comprender que levantarse es parte del camino al éxito, que todos los días se nos abre una nueva oportunidad si somos capaces de identificarla.

    Sabemos que somos exitosos si conocemos el fracaso.....detrás de un fracaso se abre una nueva oportunidad.... solo seremos felices cuando descubramos la que nos rodea a cada cual y no busquemos la que no tenemos.

    Muchas gracias Juan Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Rodrigo: muy buena reflexión. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  8. En pocas palabras, "No hay mal que por bien no venga"

    ResponderEliminar
  9. Creo que también es romper con los modelos para resolver problemas y buscar soluciones alternativas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Iván: gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Gracias por hacenos llegar esta información de calidad y no los tipicos manuales de venta obsoletos en un Mercado que nos exige capacitaciíon y alternativa en objeciones reales de nuestros tiempos. Basta de esos cursos de metodos ante objeciones de las empresas que incurren en el error de, pongo un ejemplo Planificación finansiera, no se toma encuenta de cuan informado esta el cliente en nuestros tiempos.

    ResponderEliminar