miércoles, 9 de enero de 2013

Como organizar el aprendizaje interno en una empresa


Las seis claves del programa de estudio que ayudan a organizar el aprendizaje, dentro de una empresa, son:

1. Aprender sobre la tarea que cada uno realiza en la organización y, sobre todo, aprender cómo hacerla mejor.

Para la mayoría de la gente, en la mayoría de las organizaciones, aprender a hacer mejor la tarea que le corresponde a cada uno es el meollo de la cuestión (se hace en forma más eficaz si es apoyado con un manual de procedimientos).

Dentro de una empresa, el aprendizaje consiste, precisamente, en aprender a hacer un buen trabajo. Aprender a hacer mejor la tarea de cada uno implica dos cosas: por un lado, comprender los aspectos técnicos de la tarea; por el otro, comprender la dinámica de la interacción de la gente que lo rodea.

Simultáneamente, es necesario pedirle, a cada uno de los empleados, que piense en su tarea como si fuera el centro de una telaraña de personas que están dentro y fuera de la organización. ¿Cuáles son las interacciones más importantes y habituales?

¿Qué es lo bueno y qué es lo malo en cada una de ellas? ¿Cómo se las podría mejorar?

2. Aprender a crear un alineamiento dentro de la organización.

Lo que James Collins y Jerry Porras, autores de Empresas que perduran, denominan el "adoctrinamiento ideológico". O, tal como dice Senge, aprender a crear "modelos mentales" compartidos, porque ello genera un alineamiento entre la cultura y la estrategia de la organización. En otros términos, esto significa que cuando la gente lleva a cabo su tarea, hace lo correcto, y no es necesario estar permanentemente a su lado, en actitud de constante vigilancia.

3. Aprender sobre el futuro, mediante la planificación de escenarios y el desarrollo previsor de las competencias centrales de la empresa.

Aprender sobre el futuro es parte del programa de estudio de la organización, pero no se trata de una "materia" que deban "rendir" todos los individuos que la integran.

Cada uno de ellos cumple una función, pero ninguno es igual a otro, ni todos tienen que ser buenos en las mismas cosas.

Me estoy engañando a mí mismo, por ejemplo, si pretendo que mi personal de limpieza haga un aporte significativo en los debates sobre la estrategia futura de la empresa.

Me gustaría que fueran realmente muy buenos a la hora de limpiar la oficina, o que presenten ideas inteligentes sobre cómo mejorar el trabajo que realizan, y que sean amables con la gente si alguna vez tienen que contestar el teléfono. Sobre estas cosas quiero que aprendan, y con ellas se vincula el sueldo que reciben.

Para aprender sobre el futuro, dos son los pasos a seguir. Uno consiste en comprender la gama de probabilidades, y el otro en prepararse para operar con eficacia dentro de esa gama. Si habláramos con la jerga propia de este tema, diríamos que se trata de planificación de escenarios y desarrollo previsor de las capacidades.

4. Aprender sobre el entorno operativo.

Comprender cómo funcionan las cadenas de abastecimiento, lo cual se corresponde con la "quinta disciplina" de los sistemas de pensamiento.

Fue Sam Walton, de WalMart, quien dijo: “Si usted no está atendiendo a un cliente, o a alguien que atiende a un cliente, ¿a quién le está prestando un servicio? ¿Qué valor esta agregando?

5. Aprender a cuestionar los paradigmas existentes, un objetivo que se logra al considerar, sin miopía y sin encerrarse en la protección que brinda el pensamiento grupal, las posibilidades presentes y futuras.

Hay que aprender a considerar; sin miopía y sin encerrarse en la protección que brinda el pensamiento grupal, las múltiples posibilidades presentes y futuras (A través de prueba y error).

Por lo tanto, tenemos que cuestionar el paradigma. Pero no será una tarea para todos, sino para unos pocos elegidos. Veamos la forma de hacerla.

Reúna a un grupo pequeño y mixto, durante uno o dos días, y póngalo a destruir algunas vacas sagradas. ¿Cuál es nuestro negocio? ¿Por qué fijamos los precios de la manera en que lo hacemos? ¿Por qué tenemos una casa central independiente? Al plantear cada cuestionamiento, el grupo debe aportar una alternativa bien fundamentada, y presentarla al directorio.

6. Desarrollar una memoria organizacional; es decir, la capacidad para capturar, almacenar y recuperar el conocimiento y la experiencia práctica.

Pero no se trata de que todas las personas de la organización se ocupen simultáneamente, de estas seis áreas de estudio. ¿Quién compraría acciones de una empresa en la que todos, están ocupados aprendiendo y nadie lleva a cabo el trabajo?

La empresa que aprende es experta en cinco actividades principales:

1) Resolución sistemática de problemas
2) Experimentación de nuevos enfoques
3) Aprovechamiento de su propia experiencia y pasado para aprender
4) Aprender de las experiencias y prácticas más apropiadas de las otras empresas
5) En transmitir rápida y eficazmente el conocimiento a todo lo largo de la empresa.


Para más información realizar nuestro curso “Como gerenciar el conocimiento en su empresa”.


Espero tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada